#señoresque creen que se aumenta la productividad por arte de magia. Algunas ideas.

Amigo Jorge,

Me fascina cuando escucho a reputados contertulios o conferenciantes hablar de lo muy necesario que es para España y sus empresas y/u organizaciones aumentar la productividad, con el loable ánimo de ser más competitivos en el globalizado mundo en el que toca moverse. Pues bien, cada vez que escucho a alguien hablar de mejora de la productividad, como fin en sí mismo, así tal cual sin aportar ningún dato más, como si fuera algo inmediato y automático, o aún peor, una quimera inalcanzable, no puedo evitar recordar esa frase atribuida a Einstein, que decía algo así a El colmo de la locura es pretender obtener resultados distintos haciendo siempre lo mismo. Estoy muy de acuerdo con la cita y la verdad, poco importa si realmente es obra del genial físico judío o no.

Lo que quiero decir es que si se pretende aumentar la productividad en una organización, empresa o lo que sea, lo primero que se debería hacer… es hacer algo, y espero que no suene muy gallego. Haciendo cosas iguales nunca alcanzaremos resultados distintos, de cajón, y mucho menos si hablamos de aumento de productividad. Por tanto, en el supuesto que una organización tenga el deseo de mejorar la productividad y desee hacer algo al respecto, se me ocurren 3 glandes bloques de medidas genéricas en las que incidir, y un cuarto que en parte emana de los 3 anteriores.

  • Mejoras e Innovaciones Tecnológicas. Medida evidente de aumento de la productividad. Si se dispone de maquinaria más moderna, conexión a internet más rápida, ordenadores más potentes, impresoras más eficientes, etc se podrá trabajar más rápido, y conseguir los mismos resultados en menos tiempo que antes de la mejora tecnológica, o lo que es lo mismo, conseguir superiores resultados en el mismo tiempo que antes de la mejora; en definitiva la organización será más productiva. Por tanto, las mejoras tecnológicas, por lo general y con los matices pertinentes de cada sector, actividad y organización, suelen ser medidas claras de aumento rápido de productividad.
  • Formación. A mayor conocimiento, formación, aprendizaje y/o experiencia de un trabajador éste será más productivo. Como siempre con matices, pero es razonable pensar que a igualdad de condiciones el trabajador más formado trabajará más eficientemente que el menos. Medidas en este campo suelen implicar mejoras relativamente rápidas de la productividad.
  • Cambios organizativos. Menos evidente a la hora de mejorar la productividad en una organización pero con efectos positivos, especialmente en un m/p y dependiendo siempre de la medida. Bajo este título genérico podríamos incluir medidas como el fomento del teletrabajo, optimización de la jornada laboral o del horario de trabajo, reubicación geográfica adecuada de los departamentos organizativos, o incluso ajustes de empleo en el caso de existir recursos ociosos o una mejor adecuación de los bonus de rendimiento.
El 4º bloque de medidas, pese a ser menos evidentes no por ellos son menos efectivas, y harían referencia a las mejoras en los procesos y sistemas de trabajo. Estas mejoras en los procesos podríamos dividirlas además a su vez en dos grupos: las mejoras en los sistemas generales o personales, refiriéndose las primeras a las establecidas a nivel organizacional y las segundas a las mejoras personales de cada trabajador. Un ejemplo de mejora de proceso a nivel organizacional sería la optimización que hacen las limpiadoras de un hotel cuando establecen, basado en la experiencia de años de trabajo, la forma más eficiente de limpiar cada habitación y la agrupan en una manual. Estandarizando la forma óptima de limpieza creando por tanto un sistema o proceso estándar y formando a las empleadas en el mismo a nivel organizacional permitirá a éstas ahorrar unos valiosísimos minutos por habitación que supondrá mucho dinero mes a mes para el conjunto. Mejoras de procesos a nivel personal serían por ejemplo una optimización de la gestión de emails recibidos, eficiente organización del trabajo, una adecuada planificación, realización de reuniones eficaces, etc. En su blog Think Wasabi, Berto Pena nos facilita un puñado de ejemplos de mejora de la productividad personal o en éste artículo mi buen amigo y arquitecto Curro Poza explica su método, apropiado para profesionales que realizan proyectos para clientes.
Sin ánimo de escribir un post específico sobre cómo aumentar la productividad sí veo positivo establecer unos mínimos bloques en los que cada jefe deseoso de mejorar la productividad pueda ubicar sus medidas y/o inspirarse sobre por dónde empezar. No quiero Jorge hacer un ensayo sobre la productividad, imposible en un breve post pero sí al menos poner sobre el tapete que hay muchas iniciativas que proponer en este campo, y además en múltiples ámbitos, por lo que más allá de caer en el desánimo y pensar en estos tiempos de zozobra económica que nada se puede hacer, y que el desastre se nos va a llevar por delante, o que la productividad es una entelequia inmaterial casi imposible de mejorar, solo quería explicar que en toda organización siempre hay miles de pequeñas mejoras a emprender, claras y concretas, y que al final pueden desembocar en una mejor gestión y en una mayor productividad.

Siempre un largo camino se empieza por un pequeño paso, así que ¿por qué no probar algo distinto hoy a ver qué resultados se consiguen mañana? :O)

Un abrazo.
Emilio
Anuncios

9 comments

  1. Estimado Emilio.

    Lo primero muchas gracias por aludir a mi modesto Método de Trabajo lo que indica que le ha gustado. No obstante en breve lo reharé con las sugerencias que he recibido sobre el mismo.

    Algún comentario al “post” que no son más que recuerdos o ideas que surgen con su lectura:

    1. El Sr. Einstein cuando dijo esa frase igual se refería a la locura de la “matemática del caos” (modelos climáticos y esas cosas) con la que se obtienen resultados diversos haciendo lo mismo; y la vida es más parecido a esto si bien reconozco que la locura no es la forma de proceder para mejorar la eficacia.

    2. Cuando habla de la “formación”: creo que merece la pena mencionar un poco la nula educación que en España se recibe sobre el trabajo en sí (aprender a escribir, a hablar, a organizar, etc.) Esta formación te puede poner a producir a una persona en cualquier campo aunque lo desconozca.

    3. En cuanto al tema de los “cambios organizativos”, me ha llamado la atención el término “reubicación geográfica”. Aunque no te refieras a esto, me ha recordado inmediatamente al urbanismo que se sigue practicando en España (a pesar de estar muerto) y que se puede resumir en bajas densidades (por que políticamente se vende mejor) y falta de mezcla de usos. Como ejemplo claro pondré los P.A.U. de Madrid, aparte de que el mantenimiento de la urbanización sea costosísima y que los comercios no proliferan por la baja densidad, ¿qué habitante de estas zonas puede ir a su trabajo andando o qué posibilidades tiene de encontrar trabajo en su gueto residencial?

    4. Por último, lo de los hoteles me ha recordado una anécdota: cuando trabajábamos de estudiantes participamos en una serie de proyectos de hoteles, curiosamente, la cadena internacional solicitaba que en cada planta o ala del edificio hubiese un múltiplo de 15 habitaciones ya que era el número asignado a cada señora de la limpieza (estoy hablando de americanos hacia 1996).

    Un saludo.

  2. Gracias Emilio por el artículo. Especialmente por el documento PDF del método de Curro Poza.

    Un saludo! 🙂

  3. Celebro Jaime que te gustara. Efectivamente el método de Curro Poza, lleno de humor como a él le caracteriza, tiene mucho fondo y por eso vi relevante colgarlo. Cada experiencia cuenta y la suya como arquitecto es grande! 🙂 No te animas tu a escribir tu método? 😉

  4. Amigo Curro, te respondo siguiendo el orden que tu has establecido tanto en la respuesta como en el método. Quedo a la espera de la siguiente versión de tu “Método de trabajo”.

    1. Lo dijera Albert en un sentido u otro esta frase me viene a la mente cada vez que alguien habla de forma vacía de productividad. Para cambiar los resultados, se debe empezar a cambiar la forma de hacer las cosas, lo veo una obviedad.
    2. La palabra “formación” la utilizo en término muy amplio y no viene a referirse solamente a los conocimientos adquiridos en el pasado, sino también a la capacidad de adquirirlos en el futuro, de adaptarse a los cambios, de responder ante los imprevistos… En resumen, se refiere a toda la “empleabilidad” de la persona, a sus competencias profesionales que le hacen un buen trabajador. Respecto a tu comentario, sí, es cierto que la formación superior está demasiado alejada de las demandas de las empresas. Otro post aquí es necesario…
    3. Cuando hablo de “reubicación geográfica” me refiero cuando una empresa aumenta la productividad gracias a la recolocación bien de su sede, de sus centros de trabajo, o de sus trabajadores. Ejemplos hay miles, si dos departamentos trabajan muy estrechamente y se reúnen con frecuencia puede aumentarse su productividad juntándolos en la misma planta de un edificio; o si la sede de una empresa de transporte está alejada de su principal cliente puede tener sentido reubicarse junto a éste. En cualquier caso me parece muy enriquecedor tu comentario y sin duda también válido para el objetivo del post.
    4. Aunque tenga su gracia no es otra forma más de la de organizar un trabajo, jeje. El edificio se construye en función del trabajador y no al revés. Si así lo deseaban seguro que los números lo justificaban.

    Gracias por tus aportaciones y saludos.

    Emilio

  5. Muchas gracias don Jaime.

    Me sorprende lo del humor pues lo hice en serio; de hecho, es un resumen de la brasa que doy a la gente nueva del estudio.

  6. Emilio, cuando descubra mi propio método, serás uno de los primeros en saberlo. 🙂

    Curro, soy el único Jaime que hay comentado en este artículo así que supongo que con tu mensaje te refieres a mí, pero no sé a qué te refieres con aquello de que te “sorprende lo del humor pues lo hice en serio”. Lo único que hice fue poner una carita feliz al final de mi mensaje, pues soy alegre y positivo por naturaleza. Y sí, suelo tener buen humor. Pero una cosa es andar de buen humor y otra interpretar una carita feliz como si algo no se estuviese tomando algo en serio.

    Un saludo!

  7. Amigos Curro y Jaime, creo que la palabra “humor” fui yo el que la introduje en la conversación y vista la confusión, no del todo acertadamente. Qué difícil es matizar por escrito! (léase mi post anterior sobre la imposibilidad de matizar en twitter). En este mundo 2.0 en el que vivimos hasta las sonrisitas importan. 😉
    Curro, deseoso estoy de visualizar la nueva versión de tu método. Aquí cada “maestrillo tiene su librillo” y todos son válidos, si al final el escrito es de ayuda al que lo lee.
    Jaime, como se diría en inglés y en referencia a tu método aún por descubrir: “looking forward to it” ! 🙂

  8. … había un punto y aparte después de “… don Jaime.”

    Como dijo ese científico loco: este lenguaje, y más el escrito, no sirve para comunicarnos de una forma precisa. Y yo añado: imaginaros el chino o el japonés. Si habéis leído “El Curioso Incidente del Perro a Media Noche”, tiene una parodia muy buena del lenguaje desde la mente de un niño autista. Pero eso era del anterior “post” como dice don Emilio.

    Sobre éste:

    2. Tuve la fortuna de estudiar con quince años en uno de los “top ten” colegios de EE.UU. (la cantera de sus grandes universidades) y allí, además de la formación en las materias clásicas, se incidía mucho en otras como: métodos de estudio, de lectura, de memorización, trucos para realizar trabajos, para organizarse, para hablar en público, etc. Cosa que aquí jamás he visto a esa edad y muy poco en el mundo laboral.

    3. Ampliando lo dicho: ¡qué ciudad más eficiente aquella en la que para ir a trabajar no haya que desplazarse! (el barrio de Salamanca, el ensanche de Barcelona, Amsterdam, Postdamer Platz…, todas con altísimas densidades y no por ello desagradables).

    4. Otra anécdota, los estadounidenses eliminaron muchos de los ventanales para simplificar la limpieza. Sin embargo, también tratamos con otras cadenas españolas en aquella época y ninguna tenía esos estudios de eficiencia realizados.

    Un saludo.

  9. Pues he leido el método, y me ha parecido bien. Y además, conociendo al autor como lo conozco, puedo dar fé de que el texto es auténtico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s