Edward de Bono

edward-de-bono-s-6-thinking-hats-largeAmigo Emilio,

el pasado 8 de marzo, el periódico el Pais, publicaba un artículo sobre Edward de Bono,  (Malta, 19 de mayo de 1933) es un prolífico escritor, psicólogo por la Universidad de Oxford, entrenador e instructor en el tema del pensamiento. Es tal vez más famoso por haber acuñado el término “pensamiento lateral” y “seis sombreros para pensar“.

Creo que es de obligada lecturar para los amigos seguidores de innover y aplicación tanto en la vida profesional y personal.

Que lo disfrutes! Un abrazo,

Jorge

Pregunta. ¿Qué ha averiguado acerca del funcionamiento de la mente?

Respuesta. La mente humana es un instrumento complejo y muy poderoso. Si no se utiliza adecuadamente genera malestar, ineficacia y, en definitiva, resultados pésimos, tal como estamos viendo hoy en día. Se sabe que nuestro cerebro es experto en crear patrones de pensamientos rutinarios, casi mecánicos. Pero no es muy bueno cambiándolos. Por eso nos cuesta tanto gestionar las crisis, que son tan necesarias para introducir cambios y poder así evolucionar.

P. ¿Y por qué cuesta tanto cambiar?

R. Porque somos y pensamos tal y como nos han condicionado desde pequeños. Una vez conformado nuestro sistema de creencias y, por ende, nuestro concepto de identidad, empezamos a pensar y a percibir la realidad de forma estandarizada y subjetiva, limitando las infinitas posibilidades que cada instante ofrece. Independientemente de lo que nos suceda, si experimentamos malestar es que nuestra interpretación del hecho en sí es limitada y, por tanto, equivocada. La negatividad es un síntoma de falta de imaginación y creatividad. No sirve absolutamente para nada.

P. Todo se reduce a una cuestión de percepción…

R. Si cambia nuestra percepción por medio del pensamiento, cambia por completo nuestra visión de la realidad. Y, como consecuencia, también cambia nuestra actitud, nuestro comportamiento y nuestra manera de relacionarnos con los demás y con el entorno del que todos formamos parte. Así, es imposible que cambie nuestra conducta si no cambiamos primero nuestra manera de pensar y nuestras creencias. Aunque muchos siguen aferrándose a su zona de comodidad, donde se encuentran sus viejos hábitos, algo se está cociendo lentamente en nuestra sociedad. La pregunta que uno debe hacerse es: ¿todavía no he cambiado de paradigma?

P. ¿A qué se refiere?

R. Ahora mismo, el gran reto que exige el mundo es que la humanidad cambie de paradigma, es decir, que cambie nuestra manera de ver y de interactuar con la realidad, aprendiendo a diseñar el futuro en consonancia con nuestros verdaderos valores y necesidades humanas. No podemos seguir funcionando desde nuestro egoísmo y egocentrismo. Es hora de funcionar desde el “nosotros”, desde la cooperación y el altruismo, a partir de lo que podemos crear verdadero sentido a nuestra existencia.

P. Sin embargo, la crisis parece haber acentuado el miedo, la negatividad y la lucha por la supervivencia…

R. Puede ser. Pero, ¿de qué sirve temer algo que todavía no ha sucedido? ¿Qué beneficios me comporta ser negativo? Toda la energía que no destinamos a construir nos destruye. Por eso ir en contra de algo no tiene ninguna utilidad. Lo que funciona es el diseño y la creación de alternativas útiles y eficaces orientadas a la resolución de conflictos y problemas. Y no hay nada que genere mayor creatividad que ver las cosas tal como son en vez de como nos gustaría que fueran. Sin embargo, la mayoría de la población no es dueña de sí misma, de sus pensamientos, de su perspectiva. Y el cansancio derivado de su impotencia les esclaviza a reaccionar impulsiva y negativamente por pura inercia, perdiendo oportunidades para crear bienestar y valor añadido.

P. ¿Y qué ocurre dentro de las empresas?

R. Lo mismo que fuera de ellas. La gente se niega a aprender de las cosas que le va sucediendo en la vida, con lo que sigue estancada, lo que le impide crecer y mejorar. Y esto es extrapolable a las empresas. La insatisfacción de los colaboradores es sólo un indicador de que hace tiempo que las cosas tendrían que haber cambiado. Pero hasta que no cambie la mentalidad de las personas, todo permanecerá igual. Es una ley eterna e inquebrantable.

P. ¿En qué consisten sus seminarios para empresarios?

R. Simplemente dedicamos tiempo y espacio para aprender a pensar de forma consciente, lo cual es una cuestión de compromiso y entrenamiento. El objetivo es reprogramar nuestra mente con información basada en la sabiduría. Sólo así es posible cambiar nuestro sistema de creencias y, en consecuencia, empezar a interpretar la realidad de forma menos egocéntrica y mucho más objetiva, potenciando nuestro bienestar emocional y nuestro talento para la innovación y la creatividad.

P. ¿Y cómo se consigue?

R. Con esfuerzo y disciplina. De lo que se trata es de fomentar que el acto de pensar sea voluntario, consciente y sostenido, enfocándonos en todo aquello que sea positivo, creativo y constructivo. En el fondo, nadie quiere pensar de otra manera, pero se resignan por falta de competencia. Las personas más inteligentes que he conocido juegan con su pensamiento, pues son conscientes de su increíble potencial creador. Lo que usted crea es el resultado de lo usted que cree. Piense en ello. -“

Anuncios

3 comments

  1. Amigo Jorge,

    Son muchas y muy interesantes las cosas que comenta el afamado Edward de Bono en esta entrevista. Como realmente cada respuesta es en sí misma una fuente de reflexión y comentario me voy a quedar con el consejo implícito que el Sr. Bono (no confundir con José ni con el cantante de U2) nos regala en su última respuesta: hay que pensar, y pensar de una forma positiva, creativa y constructiva. Si uno de los psicólogos más notables del mundo insiste tanto en las bondades del pensamiento, es que éste actualmente debe brillar por su ausencia… Como diría el descansado Joaquín Prat ¡A pensar amigo Jorge!

    Un abrazo.

    Emilio

  2. buenoo esta cosita me sirvio arto en el coleee
    y eso es buenoo me alegro k suvan cosas para la utilidad de lo sde mas y eso se agradece muchoooo para salir adelante y ser alguien en la vidaaaa
    o no? bueno9 eso grasias y cuando vean esto dejen sus comenterios

  3. Edward de Bono nos deja planteados seis sombreros para pensar. Con lo cual se refiere a que cada situación, trabajo, problemas, asunto a crear debemos pensarlo desde las seis perspectivas; pero tambén me imagino que dentro de ese desarrollo del pensamiento, Él esperará que nosotros dupliquemos el color de los sombreros. Yo aporto el fucsia. Al cual le agregaría el condicionante afectivo, el condicionante ético; en este sentido nuestras obras o creaciones deberán destinarse a favorecer el desarrollo humano. Ustedes me podrán criticar y me podrán preguntar ¿Entonces qué nuevas tecnologías podrá crear el hombre para la guerra, si allí se necesita el pensamiento lateral? y me adelanto a esa posible pregunta…. ¿Cuántos laboratorios, y cuántos científicos, políticos, economistas y en cuántas cumbres mundiales se ha pactado considerar el progreso de la humanidad a través de un modelo de desarrollo que cierre la brecha entre la riqueza y la pobreza existente en el mundo? Se han hecho pactos de mentiras donde los más implicados en el deterioro ambiental, no firman y quienes firman no cumplen. Por lo anterior considero que falta adicionar el sombrero fucsia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s